Inicio  > Lidiando con mala Publicidad.
 Compartir  Versión para imprimir  correo electronico

Lidiando con mala Publicidad.


¿Qué sí y que no hacer si su compañía se encuentra bajo el reflector de una nota no tan positiva?


 Al escribir historias, la mayoría de los periodistas se esfuerzan por presentar una visión  educada y  equilibrada que no desacredite ni glorifique a los sujetos. No está en el reportero ni en el medio de comunicación el interés de presentar un artículo falso o tendencioso.

 Sin embargo, puede haber momentos en que su empresa se enfrenta a un artículo poco halagador. Mientras que la mala prensa por lo general termina por no ser tan mala como parece a primera vista, podría dañar la reputación de su empresa y afectar  las relaciones con sus clientes y contactos de negocios. En tales casos, la acción puede ser justificada.

 Al evaluar las opciones para tratar con la prensa negativa, hay tres escenarios básicos a considerar. Cada escenario tiene en cuenta diversas variables que pueden ocurrir conforme el artículo gana atención. Si bien no hay una fórmula fija para el manejo de esta situación, la empresa que mantiene su enfoque, por lo general termina en la mejor posición.

1. No realizar ninguna acción.
 Para todos los receptores de la mala prensa, el impacto parece peor de lo que realmente es. Perspectivas malas pueden parecer ataques personales, que generan reacciones emocionales. Es importante mantener la cabeza fría y seguir procedimientos básicos para hacer frente a la situación con mayor efectividad.

 En primer lugar, dar un paso atrás y respirar; entonces, hágase las siguientes preguntas: ¿Es realmente la situación tan grave; será la noticia en verdad de impacto en las ventas o relaciones de negocios; es la publicación bien conocida y muy leída por su audiencia objetivo; es posible que el artículo contenga errores en hechos, o es tendencioso?

 Si sus respuestas a estas preguntas son inciertas, entonces la mejor respuesta inicial es mantenerse estable y continuar vigilando la situación. Los ciclos de noticias de prensa no son muy largos y lo malo por lo general se desvanece con el tiempo ¿Cuántas noticias de la semana pasada se pueden recordar a detalle? No responder a un artículo limita la atención que se presta al mismo. Responder públicamente, por el contrario, puede validar las afirmaciones del periodista y llevarnos al centro de atención del tema de una forma más severa.

 Sin embargo, no responder, no significa no hacer nada en absoluto. Concéntrese en sus relaciones clave, asegurando que cualquier duda se responda rápidamente, de manera clara y sencilla. Siempre es útil preparar contrapuntos y datos clave para hacer frente a empleados, socios comerciales y clientes. Al responder a las preguntas, utilice la comunicación directa y personal, siempre que pueda.

 En resumen: No cavar un pozo más profundo de lo que ya es.

2. En contacto con el reportero o editor.
 Si la historia contiene errores de hecho o un sesgo indebido, considere ponerse en contacto con el reportero o editor en cuestión. Todas las publicaciones, con la excepción de algunos muy raros, emitirán las correcciones de errores de hecho. Sin embargo, si la cuestión es puramente de percepción, una corrección es poco probable. Pero el reportero puede estar abierto a escuchar su lado de la historia, sobre todo si él o ella no le ofrecieron la oportunidad de hacer comentarios para el artículo inicial.

 La mayoría de los reporteros y los editores están abiertos a recibir llamadas y discutir el artículo. Al iniciar una conversación, céntrese en tratar de aclarar los malentendidos y construir una relación de confianza. Si inculca en el reportero, una comprensión más profunda de su negocio, será más probable que él o ella pida sus contribuciones para futuros artículos.

 No utilice la llamada como un foro para presentar quejas, esto hará que el reportero  tome una postura defensiva y hace que sea extremadamente difícil para él o ella,  aceptar su punto de vista. Además, no espere que el reportero  emita un seguimiento inmediato de la historia, esta respuesta es muy rara. También el periodista probablemente sentirá que el tema ha sido cubierto y ya no es "caliente" para las noticias.

 Sin embargo, puede ser posible despertar el interés de un reportero, ofreciendo una perspectiva diferente sobre la historia que incluya información nueva o en contra de la evidencia. Un tercer experto de la industria puede ser un gran recurso en este tipo de situaciones, porque pueden apoyar la posición de su empresa sin estar directamente vinculados a su negocio. Esto añade credibilidad y debe proporcionar al periodista una razón válida para que reconsidere su postura.

 Otra opción es centrarse en las publicaciones que compiten con la fuente negativamente sesgada, para fomentar el flujo "contradictorio" de cobertura. Las publicaciones que compiten, a menudo se leen unas a otras y tienen un incentivo para encontrar historias que van en contra o desacreditan a su rival. Un tercer experto, como se describe arriba, puede proporcionar las municiones necesarias para crear esta oportunidad, sin embargo, antes de tomar este tipo de enfoque, lo mejor es sopesar los riesgos potenciales. Es posible que en lugar de alentar una nota contradictoria, pudiera sentar las bases para un artículo que refuerce muchas de las afirmaciones negativas.

3. Emitir una respuesta pública.
 A veces, la mala prensa puede dañar un negocio o a un ejecutivo en su reputación. Si es así, puede ser necesario emitir una respuesta pública

 Un comunicado de prensa enviado directamente a través de un servicio de cable y directamente a las publicaciones individuales ofrece el medio más eficaz de difusión de la información. Publicar una respuesta en un sitio web o blog  también vale la pena considerarse, aunque esto último invita al comentario público que puede ser polémico y posiblemente contraproducente.
 
 Otro enfoque posible es escribir un artículo de opinión o una carta al editor de la publicación en cuestión. La principal ventaja de este enfoque es que se dirige a la publicación directamente. Pero tenga en cuenta que si se publica su carta, puede haber un largo tiempo entre la presentación y su publicación.

 Cualquier declaración pública debe de dirigirse exclusivamente a las cuestiones planteadas en el artículo original en un expediente de hechos, en estilo no emotivo y equilibrado. Si la publicación de un comunicado de prensa, considera una "carta de CEO" formato, en lugar del formato estándar, escriba el comunicado de prensa como si fuera una carta personal hacia el Director General del medio, en lugar de un anuncio o la proclamación de un hecho. Utilizar un enfoque personal representa un "hacerse cargo" del asunto y se basa en el pensamiento racional y el liderazgo. El objetivo es calmar y disolver cualquier temor que los clientes o empleados pudieran tener.

 Resista la tentación de acusar directamente al periodista o la publicación de comportamiento malicioso o mal informar a la sociedad, no es el momento para agotar las opciones. En el futuro, puede que desee promocionar un nuevo producto o servicio y cualquier relación que pueda mantener al mismo tiempo que haga la defensa de su negocio será de valor. Aténgase a los hechos y deje que hablen por sí mismos.

 La gran mayoría de los medios de comunicación son equilibrados o positivos, sobre todo cuando se trata de pequeñas empresas. Si la mala prensa se produce, el mejor enfoque es mantener la calma, mantener la cabeza fría y tratar de ponerlo en perspectiva, pues una reacción exagerada puede empeorar la situación. Piense en sus opciones y responda de acuerdo a lo que más le convenga. La mala prensa puede ser una oportunidad no sólo para que usted pueda mostrar su caso claramente, sino también para mostrar su liderazgo y la claridad de su mente.

 

Derechos Reservados, 2016  PRNewswire

 Compartir  Versión para imprimir  correo electronico
Calificaciones (0)
If you are a human, do not fill in this field.
Haz clic en las estrellas para calificar este artículo.