Inicio  > Cómo actuar ante incapacidades
 Compartir  Versión para imprimir  correo electronico

Cómo actuar ante incapacidades

Contenido producido por Visa


Los seres humanos tenemos un poder de adaptación sorprendente. Sin embargo, a veces nos lleva mucho tiempo recuperarnos de circunstancias inesperadas. Accidentes automovilísticos. Infartos. Actos de violencia aleatorios. Lesiones en la espalda. Cáncer. Estas situaciones imprevistas pueden tener efectos de larga duración en nuestra capacidad para realizar un trabajo o ganar dinero.

Su empleador puede ofrecerle licencia por enfermedad y algunas semanas de licencia por incapacidad de corto plazo. ¿Pero qué sucede si aun después usted no puede trabajar? La mitad de todas las ejecuciones de hipotecas son el resultado de lesiones o enfermedades de larga duración.

Usted puede protegerse de los efectos financieros de estas situaciones con un seguro por incapacidad de larga duración. La mayoría de las personas tienen un seguro para el automóvil. Sin embargo, el 60% de los adultos que trabajan en este país no tienen cobertura para proteger su activo más valioso: la capacidad para ganarse la vida.

¿Tiene cobertura?
Consúltelo con su empleador porque es posible que ya tenga una cobertura por incapacidad de largo plazo. Muchos empleados tienen cobertura y ni siquiera lo saben. Si usted la tiene, asegúrese de conocer cómo es la cobertura. No espere hasta necesitar realmente los beneficios de su cobertura para descubrir las falencias.

Su póliza
Las pólizas varían considerablemente. Asegúrese de saber qué ofrece su cobertura para prepararse financieramente en función de ello. Si no cuenta con grandes beneficios, deberá ahorrar más para su fondo de emergencia.

  • Monto del beneficio El seguro por incapacidad puede pagar sólo el 60% de sus ingresos actuales. Está diseñado para cubrir los gastos básicos sin propiciar el abuso del sistema. Si su empleador paga las primas como un beneficio del empleado, los pagos por incapacidad que usted reciba estarán sujetos a impuestos. Si es usted el que paga las primas, es posible que no tenga que pagar impuestos.
  • Plazo de beneficios Verifique por cuánto tiempo se pagarán sus beneficios. Algunas pólizas ofrecen cobertura por sólo dos años. Otras proporcionan beneficios vitalicios. La mayoría de las pólizas suelen ser un término medio entre estas dos posibilidades. Puede reducir sus primas acortando el plazo de los beneficios.
  • Primas El dinero que usted (o su empleador) pagará por la cobertura depende de muchas variables y es imposible enumerarlas a todas aquí. Pero algunos de los factores principales son su edad, sexo (en promedio, las mujeres viven más tiempo: el pago por beneficios de más duración significa primas más elevadas), su trabajo (nivel de riesgo), sus ingresos (la cantidad de dinero que deberán pagar), sus antecedentes médicos y su estilo de vida.
  • Póliza no cancelable Si su póliza es no cancelable, tiene suerte. Una vez que usted haya recibido la aprobación, la aseguradora no podrá cancelar su póliza ni aumentar las tasas a menos que la empresa deje de brindar cobertura a toda la clase de trabajo a la que usted pertenece.
  • Póliza renovable garantizada Si bien no es tan buena como la póliza no cancelable, la aseguradora no puede cancelar su póliza (a menos que deje de brindar cobertura a toda su clase de trabajo) aunque sí puede elevar las tasas.
  • Cláusula de ocupación propia Esta cláusula es importante en su póliza porque determina qué significa estar incapacitado. “Ocupación propia” significa que usted está incapacitado cuando no puede realizar su trabajo actual. “Cualquier ocupación” significa que está incapacitado para realizar cualquier clase de trabajo. Obviamente, es preferible la cláusula de “ocupación propia”, pero es más costosa.
  • Período de carencia El período de carencia es el tiempo que usted deberá esperar, después de quedar incapacitado, para empezar a recibir los beneficios. Muchas pólizas tienen al menos un período de espera de 30 días antes de empezar a pagar los beneficios. De lo contrario, si usted faltara un día al trabajo, tendrían que pagarle por ese día. Pero otras pólizas tienen un período aún más extenso para empezar a pagar: 60, 90 ó 120 días. Cuanto más extenso sea el período de carencia, más baja será la prima. Para determinar qué período de carencia le correspondería a usted, calcule cuánto tiempo podría mantenerse sin tener ingresos. Si ahorró tres meses de gastos, opte por un período de carencia de 60 días (no recibirá los beneficios hasta después de haber pasado un mes desde la fecha en que se inició su incapacidad. Sume un período de carencia de 60 días y llega a los tres meses). Si tiene un reclamo, preséntelo lo antes posible. En ese momento comenzará el período de carencia y recibirá los beneficios más rápidamente.
  • Beneficios residuales Algunas pólizas ofrecerán montos menores en el caso de una incapacidad que no llega a ser completa. Las expresiones de la póliza pueden parecer muy desagradables: 20% por la pérdida de un ojo, 40% por la pérdida de un miembro y un ojo, etc.

Copyright © Visa Inc. Todos los Derechos Reservados

 Compartir  Versión para imprimir  correo electronico
Calificaciones (0)
If you are a human, do not fill in this field.
Haz clic en las estrellas para calificar este artículo.